Especialistas apuntan a aclarar la credibilidad del Banco Mundial tras afectar intencionalmente a Chile

Según publicó el periódico norteamericano The Wall Street Journal, el economista jefe del organismo, Paul Romer, pidió disculpas a Chile y otros países “en el que transmitamos una impresión equivocada”.

“Con base en las cosas que estábamos midiendo antes, las condiciones comerciales no empeoraron en Chile bajo la administración de (Michelle) Bachelet” dijo Romer. Además, aseguró que el organismo revisará los informes anteriores, pero agregó una explicación que encendió las alertas en nuestro país.

Las revisiones serán relevantes para Chile cuya clasificación ha sido “especialmente volátil” en los últimos años y “potencialmente contaminada por las motivaciones políticas del personal del Banco Mundial”.

El director del departamento encargado de realizar el informe “Doing Business”,  Augusto López-Claros, aseguró que las acusaciones son ”totalmente sin mérito” y que el proceso que sí tuvo cambios metodológicos realizó “en un contexto de transparencia y sinceridad”. Según un correo enviado a la agencia Bloomberg,  expresó que el reciente descenso en las clasificaciones de Chile se debió a que otros países, como México y Colombia, intensificaron sus esfuerzos por atraer inversión.

Andrés Solimano, economista del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), planteó que las autoridades pueden solicitar una investigación formal.

“Uno a través del directorio ejecutivo, porque Chile tiene representación en el Banco Mundial, en que comparte con Argentina, Uruguay y Perú. Ahí pueden pedir una aclaración de que ha pasado con este índice y cuál es la posición oficial del banco, puesto que existe confusión”, dijo.

El también ex director del Banco Mundial recordó que hace un mes se instaló, con la presencia del ministro Nicolás Eyzaguirre, una oficina del organismo en Santiago. El gobierno debería también “aclarar la credibilidad de ese trabajo porque se va a calcular este índice desde Chile para otros países de América Latina” comentó Solimano.

Agregó que un ámbito es el interés multilateral y más técnico del Banco Mundial, pero otro es la presentación de estas cifras u otras a nivel interno.

“Otra cosa es que se utilice internamente en Chile. En los últimos cuatro años del gobierno de Michelle Bachelet, hubo bastante oposición a su programa económico de parte de las centrales empresariales, diario conservadores. Quizás no es sólo por este índice del Banco Mundial, pero por supuesto que no es aceptable que se manipule esta información”, señaló.

El coordinador legislativo de la Fundación Ciudadano Inteligente, Octavio Del Favero, dijo que este hecho es una oportunidad para sacar lecciones. “Es importante reconocer el valor objetivo de este tipo de evaluaciones y de donde vienen” concluyó el abogado.

“Lo que ellos están planteando es promover ciertas ideas y modelos de desarrollo. No son cuestiones que vienen desde una crítica pura y libre de contenido ideológico, eso es lo que nos llama la atención”, manifestó.

La clasificación general de Chile ha oscilado entre los lugares 25º y el 57º desde 2006. En el primer gobierno de Michelle Bachelet, el ranking se deterioró de manera constante, mientras que en el mandato de Sebastián Piñera subía.

Ex ministros de Piñera, como Andrés Chadwick y Felipe Larraín, comentaron que de existir “una anomalía” en los indicadores sería “grave y repudiable”.

Sea el primero en dejar un comentario

Denos su opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*