Trabajadores hasta 30 años tienen las mayores lagunas previsionales, con 5 meses en promedio

Según cifras de Ciedess, los afiliados entre 18 y 30 años en promedio ahorran sólo un 58% del tiempo, siendo las mujeres las que cotizan menos aún con 55%. Bajo este escenario, de acuerdo a la Superintendencia de Pensiones, estos jóvenes tendrían una disminución del 70% de su pensión.

Mientras más joven es un afiliado de una AFP, mayor es su laguna previsional. Ese es el panorama del sistema de pensiones local según datos que recopila Ciedess en base a cifras de la Superintendencia de Pensiones, donde considera un universo de 26.972 afiliados entre enero de 1981 hasta diciembre de 2013.

El resultado: cada vez que un afiliado de entre 18 y 30 años deja de cotizar, demora en promedio unos 5 meses en volver a hacerlo, y son justamente las mujeres las que tienen las mayores lagunas previsionales a esta edad, registrando un promedio de 5,2 meses, versus los 4,9 meses de los hombres.

Sin embargo, en la medida que avanza la edad, las mujeres reducen la brecha respecto a los hombres. Con todo, los afiliados que tienen sobre 51 años presentan las menores tasas de lagunas, promediando 3,8 meses.

Es más, el estudio de Ciedess concluye que la densidad total promedio para los afiliados entre 18 y 30 años es sólo de 58%, donde son las mujeres las que ahorran menos tiempo (55%). Bajo este escenario, estos jóvenes marcarían una disminución de 70% en su pensión.

¿La razón? La Super de Pensiones realizó el documento de trabajo “Determinantes del nivel de pensión” donde concluye que la mayor baja en pensión ocurre cuando existen lagunas al inicio de la vida laboral, ya que en este caso baja el monto a recibir tras la jubilación en más de 70%. Todo ello cuando se registran densidades de cotización de 60% en esta etapa temprana de la vida laboral.

Adicionalmente, el reporte de Ciedess arroja que la densidad de cotizaciones promedio en el sistema de pensiones es de 62%, siendo mayor para hombres con un promedio de 65%, versus el 59% de las mujeres .

“La cotización y la remuneración son determinantes directos de la pensión, porque el 43% de la pensión se construye en los primeros 10 años de vida laboral. En un eje de tiempo de 45 años, los primeros 10 son fundamentales para construir una adecuada pensión, ya que esas cotizaciones estarán más de 30 años generando rentabilidad”, explica Roberto Fuentes, gerente de estudios de la Asociación de AFP.

Por su parte, Rodrigo Gutiérrez, gerente general de Ciedess, detalla que “la capitalización del ahorro le otorga un mayor peso a los aportes iniciales en el saldo acumulado final”. En ese sentido, ejemplifica con un hombre que cotiza regularmente desde los 25 años de edad hasta los 65 años, versus una mujer que cotiza desde los 25 a los 60 años. En este caso, los primeros 20 años de cotizaciones representarían el 64% del saldo final del hombre, y el 68% en el caso de la mujer, comenta.

Con todo, el estudio realizado por la Super de Pensiones considera a personas que comienzan a cotizar a los 20 años, ya que la mediana de la edad de afiliación de su muestra es de 21 años. No obstante, desde la Asociación de AFP precisan que actualmente los jóvenes chilenos están empezando a cotizar a una edad promedio de 27 años, distinto a lo que ocurría en la década de los 80, cuando el ingreso era a los 20 años.

“Parte importante se debe a la permanencia de los jóvenes en el sistema educativo, lo cual debería favorecer un mayor sueldo al momento de iniciar su carrera laboral; empleos más formales y mayor períodos cotizados, lo que podría compensar en parte los años no cotizados al inicio”, comenta Fuentes, aunque reconoce que una parte de los jóvenes tiene una mayor propensión al trabajo independiente o por cuenta propia.

Adicionalmente, el experto en seguridad social de la Universidad Católica, Hugo Cifuentes, argumenta que actualmente los jóvenes que trabajan cambian de empleo con más frecuencia que en épocas anteriores. “Trabajan y toman tiempos de descanso, o piensan en viajar”, dice. A raíz de esto, entre otras razones, cree que “hay que repensar la situación previsional para los jóvenes”.

En ese sentido, Cifuentes piensa que se podrían volver a analizar los bonos por empleo joven y por cotización de jóvenes. “De ello se habló en la Comisión Bravo, hay que ver qué se ofrece a futuro”, agrega.

 

Sea el primero en dejar un comentario

Denos su opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*