Juzgado de Letras de Valparaíso rechaza demanda de Carozzi contra sindicato

La empresa, dedicada a la producción de alimentos, demandó al sindicato N°1 de Carozzi por “actuar de mala fe” durante la negociación colectiva, lo que fue rechazado por el Juez Titular.

La demanda se realizó porque el sindicato envió por correo a 800 personas un comunicado público , en el que expusieron su descontento por cómo se estaba llevando a cabo el proceso de negociación colectiva y por la postura que había tenido la empresa con la organización sindical desde el año 2010 en adelante.

Según la empresa, este comunicado “junto con causar dolor e indignación por lo ofensivo de sus términos, provocó una ruptura total de las confianzas generadas hasta el momento, entorpeciendo la negociación colectiva que se había desarrollado tranquilamente”.

Sin embargo, lo expuesto por la empresa no fue suficiente para que el Juez aplicara las sanciones que solicitaron, entre ellas, el pago de las “multas previstas en el artículo 406 del Código del Trabajo (…) y la emisión por parte del Sindicato Empresas Carozzi S.A. N° 1 de un comunicado público pidiendo disculpas por los dichos afirmados en carta de fecha 5 de febrero 2018 emitida por directiva de organización sindical antes referida”.

De hecho, lo resuelto por el Juez fue que, “en este proceso de negociación colectiva reglada, el comunicado del Sindicato N ° 1, de fecha 6 de febrero de 2018,  no produjo huelga y no impidió el avance del proceso de negociación, ni la suscripción del contrato colectivo, en los términos planteados por la empresa (…) por lo que, en la realidad, dicho comunicado no produjo el efecto de entorpecer y afectar el normal desarrollo de dicha negociación”. Razones por las que rechazó la denuncia por práctica desleal.

Para el presidente del sindicato N°1 de Carozzi, Carlos Bombal, con esta sentencia “se hizo justicia, porque claramente no actuamos de mala fe. Y es que hemos sufrido una persecución sindical desde 2010, con una merma de más de 500 socios, lo que sin duda nos ha disminuido en número, pero no en la fuerza que tenemos como sindicato. Estamos vivos, y seguiremos peleando por el respeto de nuestra dignidad”.

Para finalizar, Bombal afirmó que no descartan seguir otras acciones, porque consideran que de parte de la empresa si hay “mala fe” hacia la organización: “Acaban de cerrar una negociación con muchos más beneficios y para muchas más personas, entonces, es evidente lo que quiere hacer la empresa. En estos años no ha hecho más que provocar temor entre nuestros socios”.

Sea el primero en dejar un comentario

Denos su opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*