Lejderman: “Cheyre no se podía hacer el tonto”

La condena era “una noticia esperada porque ya había muchos antecedentes, muchos testimonios”, dice el hijo de dos de las víctimas del Caso Caravana de la Muerte, desde Buenos Aires.

Su historia está directamente vinculada a Juan Emilio Cheyre. En diciembre de 1973, cuando tenía dos años de edad, Ernesto Lejderman Ávalos fue testigo de la muerte de sus padres en la precordillera de la región de Coquimbo, a manos de una patrulla militar del Regimiento Arica de La Serena. Juan Emilio Cheyre, ayudante de la autoridad máxima en el regimiento, el comandante Ariosto Lapóstol, fue destinado a llevar al pequeño Ernesto hasta un convento, donde permaneció tres meses antes de ser enviado con sus abuelos paternos a Buenos Aires. Ambos se vieron las caras en un programa de TV, donde Lejderman exhortó al ex militar a romper los pactos de silencio.

Hoy, tras la notificación de la condena de tres años y un día a Cheyre como encubridor en el caso Caravana de la Muerte. Ernesto Lejderman aborda la situación del ex comandante en jefe del Ejército, sentado en un banco del Parque de los Patricios, en Buenos Aires.

¿Cómo reciben la noticia tú mismo y tu círculo cercano?

Es una noticia esperada porque ya había muchos antecedentes, muchos testimonios. Cheyre era el número dos del regimiento, o sea, no se podía hacer el tonto, él tenía mucha información de lo que sucedía, digamos. Yo esperaba esto de mínima por la cantidad de información y por la responsabilidad que tenía Emilio Cheyre en el regimiento. Si fuera autor de algún crimen en forma directa, no sé si se pudo determinar o no, yo había escuchado que sí había antecedentes, pero bueno, no quisiera confirmarlo porque no estaba a mí alcance, pero sí estábamos seguros que alguna responsabilidad tenía.

¿Qué piensas de la condena?

Es una condena igual muy baja, tres años. Pero no me sorprende, porque en el caso de los criminales que mataron a mis padres, que la justicia lo comprobó y lo certificó, les dieron cinco años, nada más; es muy poco. Los familiares sufrimos mucho, mucho tiempo, mucho dolor, pero valoro el avance de la justicia, de la verdad histórica, eso me parece muy bueno. En el caso de Cheyre, él ya había sido condenado por la sociedad, después que tuvimos el cara a cara en la televisión el 2013. Un día después tuvo que dejar la UC, dejar el Servel.

 ¿Cómo crees que actuó la justicia chilena en este caso en específico?

Bueno en el caso Caravana de la Muerte, que no es el caso de mis padres, pero que es muy emblemático, muy importante, muy terrible, fue como todos los casos, fue lento, con muchas trabas en la justicia, más de 40 años en el Estado que denegó justicia, pero nunca es tarde. Siempre es bueno que llegue la verdad, que se sepa qué pasó y que hayan sanciones a los responsables. Ahora, lo que sí me parece es que las víctimas del terrorismo de Estado, de la dictadura, por ejemplo, los que fueron torturados, y no hablo solo de Caravana de la Muerte, sino que de todas las víctimas que han sido torturadas en Chile y que están enfermas y de avanzada edad: muchas veces no pueden sobrevivir por la escasa pensión que tienen por la Ley Valech. El Estado debería poder hacer una corrección y darle mejor posibilidades para que sobrevivan mejor. En ese sentido sí me gustaría pedirle una reunión al Presidente Piñera para plantearle ese tema y otros temas, me parece que es grave y que podemos hacer mucho por personas que se están muriendo hoy día, entonces ante esa situación me gustaría poder aportar mi granito de arena.

En ese sentido, con el asilo otorgado por Francia a Ricardo Palma Salamanca se ha cuestionado la justicia chilena. ¿Cómo la ves desde Argentina?

Bueno, justamente en Francia, Europa, los crímenes de lesa humanidad tienen una importancia. En Latinoamérica como Chile, vamos llegando un poco tarde al tema de las condenas, de las sanciones. Entonces, como van llegando tarde producen desconfianza en el mundo. Pero los avances de la justicia de Chile yo creo que van avanzando para adelante y lo que rescato es que además de que hay un gobierno de derecha, sí hay una continuidad de la política de DD.HH. por parte del Poder Judicial. Eso lo valoro. Respecto a este caso en particular, me parece que es una persona de izquierda perseguida y que es bueno que se lo proteja porque los crímenes de lesa humanidad los comete el Estado, no los individuos. Entonces, la persona por más que haya cometido una situación X, debería ser considerada. No voy a defender a nadie en particular, pero sí me parece que está en duda la justicia chilena por esta situación, porque siempre la derecha tuvo un papel mucho más poderoso respecto a las agrupaciones de izquierda.

En este caso en particular se asesinó a un senador en democracia…

Sí, sí, eso me parece mal, obviamente que no lo comparto en lo más mínimo, pero debería entenderse que no es un crimen de lesa humanidad, es un crimen privado, que obviamente todos los crímenes privados deben ser sancionados desde ya, pero no es un crimen de lesa humanidad, a eso iba.

 ¿Tú crees que la condena de hoy da un precedente o un empuje para la búsqueda de la verdad y justicia con respecto a DD.HH.?

Sí, yo creo que todo hecho de verdad sirve. Por ejemplo, en el caso de mis padres, se pudo determinar la verdad, pero la sanción ha sido cinco años nada más, es muy baja y yo estoy en la Comisión Interamericana de DD.HH. (CID), esperando una corrección. No obstante, eso yo reconozco y agradezco a la justicia de Chile que haya determinado la verdad de lo que le pasó a mi mamá y a mi papá porque hasta el 2009 nos decían que se habían suicidado, cosa que era totalmente mentira. Entonces, la verdad es muy importante para nosotros los familiares. Lo otro que es muy importante que la sociedad nos reconozca como víctima, cosa que antes no pasaba y ahora sí. No solo yo, sino los familiares muchas veces somos reconocidos en la sociedad de Chile, en las instituciones. Es importante la reparación por parte de la sociedad chilena, nos hace bien. Y hablando de la Presidencia de Chile, me parece que si bien se equivocó en algunos aspectos respecto al Museo de la Memoria, quiero creer que el Presidente valora la continuidad de la justicia con respecto a los crímenes de la dictadura. Me parece que es positivo.

¿Ahora que se dio a conocer la condena, te han hablado desde Chile familiares del mismo caso Caravana de la Muerte o agrupaciones de Derechos Humanos?

No, todavía nadie.

Sea el primero en dejar un comentario

Denos su opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*