Made in Sofofa: la historia detrás del polémico inserto de los industriales por los ataques en La Araucanía

“Hacemos un llamado urgente al Gobierno a cumplir con su deber fundamental de respetar y hacer respetar la Constitución de la República. Urge tomar medidas inmediatas y excepcionales, haciendo uso de todas las facultades que contempla nuestro ordenamiento institucional, a fin de identificar, detener, juzgar y sancionar a los responsables de estos actos, así como adoptar las medidas que permitan prevenir su futura ocurrencia”.

El polémico inserto de la Sociedad Fomento Fabril (Sofofa), liderada por Hermann von Mühlenbrock, prendió el miércoles 11 de enero como reguero de pólvora entre el empresariado y el Ejecutivo.

En la vereda de los industriales, el sector más duro aplaudía el tenor del texto pagado por la Sofofa y otras 42 entidades gremiales en el diario La Tercera y Las Últimas Noticias; pero otros, más progresistas, arrugaron la nariz y vieron con recelo que el sector fuera nuevamente al choque con la administración de Bachelet, según cuenta una fuente del empresariado.

¿Por qué la Sofofa decidió reaccionar de esta manera? ¿Quiénes participaron en el contenido del inserto? ¿Qué poder tiene Von Mühlenbrock sobre regiones? Las interrogantes van y vienen tras la publicación del inserto pagado en la prensa nacional.

Empoderamiento en regiones

El apoyo que hoy tiene Von Mühlenbrock en regiones no ha sido accidental, sino que responde a un esfuerzo de este ingeniero comercial –que está por cumplir los 70 años– para descentralizar el gremio, después que fuera criticado en su primer período por despreocuparse de incluir en el diálogo a las regiones.

Esas molestias, incluso, dieron pie a que el presidente de Colbún, Bernardo Larraín Matte, además del director de Forus, Alfonso Swett, y el presidente de Telefónica, Claudio Muñoz, levantaran la candidatura paralela del socio de Sonda y hoy también presidente de SalfaCorp, Andrés Navarro, la cual no prosperó.

Días antes de la elección, en abril de 2015, Von Mühlenbrock hizo un gran guiño a regiones, para asegurar su reelección, al anunciar la creación de la Gerencia de Desarrollo Regional, dirigida por Ignacio Guerrero.

Anteriormente, Guerrero, de 37 años, había trabajado en el sector financiero y fue administrador municipal de la comuna de Futrono, en la Región de Los Ríos, a través del programa Jóvenes al Servicio de Chile.

En esa decisión, el líder del edificio de la Industria jugaría a ganador para así borrar los cuestionamientos a su gestión. Para ello, contrató a quien le abrió camino en regiones, en el Gobierno de Piñera: el entonces ministro de la Secretaria General de la Presidencia, Cristián Larroulet.

La dupla Von Mühlenbrock-Guerrero comenzó así su peregrinaje por 15 ciudades, incluyendo a Arica y Punta Arenas, aunque no sin dificultad. En algunos periplos, empresarios le mostraban los dientes al líder de la Sofofa por no haberlos considerado anteriormente, pero finalmente seminarios y cenas de camaradería lograron unificar posiciones en la persona de Von Mühlenbrock, como cuenta una fuente cercana a estas convenciones.

Aunque cabe destacar que, sin embargo, los esfuerzos del líder de la Sofofa de transferir su éxito en el gremio industrial para llegar a encabezar la CPC fracasaron. Como informó este medio hace un par de semanas, algunos de los grupos económicos más influyentes buscaban reformar la confederación y hallar un liderazgo con una actitud más dialogante, y orquestaron la llegada de Alfredo Moreno –el ex canciller de Sebastián Piñera– como la alternativa, lo que forzó a Von Mühlenbrock a bajar su candidatura.

Articulación del mensaje y plataforma del inserto

Una de las preocupaciones del gremio fue establecer puentes con los empresarios de La Araucanía, siempre en el marco de esta nueva estrategia de inclusión. Así fue que, durante el año pasado, Von Mühlenbrock y Guerrero viajaron a Temuco para reunirse con más de 45 empresarios de la Región de La Araucanía, visitaron la casa de los Luchsinger-Mackay, realizaron cuatro seminarios, invitaron a los empresarios de la IX región a exponer en el Consejo General de la Sofofa e incluso recibieron con bombos y platillos al ministro del Interior, Mario Fernández, en el edificio de la Industria, para abordar el mismo tema.

“Pese a todos estos esfuerzos, no hubo un cambio en la política del Gobierno frente al conflicto y la violencia en la Región de La Araucanía y esto decantó en el inserto”, expresa una fuente al interior de la Sofofa.

Los dichos de la Industria incendiaron la pradera entre algunos parlamentarios de la Nueva Mayoría, quienes compararon el tenor de la declaración con las proclamas lanzadas antes del ataque a La Moneda el 73. Incluso, algunos empresarios interpretaron la suspensión de las vacaciones del ministro del Interior como un malestar real del Gobierno, después que este calificara de “preocupante” y “desproporcionada” la declaración de la industria.

Causa y efecto, fueron los buscados con ese propósito, revela una fuente al interior del mayor gremio empresarial.

“Nosotros habíamos hecho anteriormente dos declaraciones públicas sobre la violencia en La Araucanía, pero no eran bien tomadas por los medios. No expresaban la verdadera preocupación sobre la violencia en La Araucanía, por lo que se optó por el inserto para que nuestra opinión se transmitiera de manera clara”, precisan desde la entidad gremial.

El modus operandi

Los ataques incendiarios, a comienzos de enero, contra cuatro camiones forestales, adjudicados por la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), en Lumaco, fueron la gota que rebalsó el vaso. Los WhatsApp que mantiene la Sofofa con los integrantes de los gremios regionales y sectoriales (que representan a un sector productivo específico) no se restaban en volcar todo su malestar a nivel nacional por los sucesivos actos de violencia en La Araucanía.

El viernes 7 de enero, la decisión de publicar un inserto ya estaba visada por los gremios de Biobío, La Araucanía y Los Ríos, lo que después derivó en un proceso de consulta con el resto de los gremios a nivel nacional, de acuerdo a lo referido por una fuente que participó del proceso.

Los miembros del Comité de Comunicaciones de Sofofa –liderado por Von Mühlenbrock y la abogada Soledad Altamirano, de la agencia de comunicaciones Nexos–, fueron los encargados de elaborar el contenido de la polémica declaración, según comentan desde el interior del gremio. “La finalidad del inserto era poner este tema en la agenda nacional. Que se supiera de Arica a Punta Arenas. La idea era transmitir de manera clara el sentir de los empresarios de la región”, precisan desde el interior de la entidad.

La molestia de Palacio

En la otra vereda, la operación desplegada por la Sofofa cayó pésimo en La Moneda.

La lectura transversal fue que el empresariado optó por salir “a prestarle ropa a la candidatura de Sebastián Piñera”. Entre los inquilinos del Gobierno hay convencimiento de que el gremio empresarial cruzó la línea y optó por convertirse en un actor político en la carrera presidencial y “salir al salvataje” del candidato de la derecha, quien, si bien sigue liderando las encuestas, ya ha tocado techo en los sondeos y cada semana ve acortarse más la brecha que lo separa del senador de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier.

“No puede ser casual que la Sofofa saca la inserción en el diario y, luego, Piñera va a La Araucanía a dar cátedra de lo que hay que hacer”, explicó un alto asesor de La Moneda.

En el Gobierno consideran que la estrategia empresarial es de corto impacto, ya que pensar en una nueva incursión de la Sofofa en este sentido, solo puede significar repetir el discurso y, además, apuestan a que no le es posible estirar en exceso el elástico de asumirse como actor político, pues con eso pueden comprometer negocios en el mediano plazo. “Hay un punto en que tendrán que retroceder”, aseguran.

El día que apareció la inserción, fue el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, quien –en calidad de ministro subrogante– salió enérgicamente a responder: “Es muy grave que se diga que en una parte del territorio nacional no hay Estado de Derecho, porque eso no coincide con la realidad. El Estado ha perseguido y seguirá persiguiendo a los delincuentes en el país, incluidos los casos de colusión (…). Lo segundo es que nos parece irresponsable que, aquellos que manifiestan regularmente que en Chile hay problemas de incertidumbre, hagan declaraciones que lo único que hacen es aumentar esa incertidumbre”, criticó.

En Palacio explicaron que las palabras de Aleuy reflejaron claramente la molestia gubernamental, pero que, a pesar de eso, se resolvió enfrentarlos pero sin darles un protagonismo excesivo ni dejar que pauteen al Gobierno. “Una respuesta contundente como la del subsecretario fue suficiente. Si esto sigue, se les responderá nuevamente, pero no a cada rato”, agregaron en el Ministerio del Interior.

Eso va unido a la decisión de no cambiar la ruta definida para enfrentar los problemas en La Araucanía, mantener las políticas de largo plazo y no variar la pauta establecida.

De hecho, explicaron desde Presidencia que, por más que la Sofofa y la derecha quisieron hacer ver que el viaje que realizó la Presidenta Michelle Bachelet a la IX Región, un par de días después del inserto, fue pauteado por ellos, la verdad es que la gira estaba programada desde antes, puesto que, el día de la publicación, el equipo de avanzada ya se encontraba en la zona ultimando detalles del viaje. “No fue una reacción al inserto”, insistieron.

Sea el primero en dejar un comentario

Denos su opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*