Despidos en La Polar: una muestra más de los tiempos peores para los trabajadores

Empresa La Polar, ligada al sector del retail entrega a sus trabajadores en el día internacional de los trabajadores las peores de las noticias. Y es que la empresa inició el plan que dejará a más de cien familias en la calle. Estos son los tiempos mejores del Gobierno de Piñera para los empresarios.

Las y los trabajadores despedidos serían 120 concretamente. Esto, en el marco de la reducción de costos que plantea la empresa perteneciente a Leonidas Vial y Anselmo Palma, por una supuesta situación financiera delicada, que llevó a los empresarios a aprobar un aumento de capital en el mes de abril. Esta es otra medida contra los trabajadores que suma al historial de La Polar, recordando que el año 2016 ejecutó un plan de 400 despidos.

Lo anterior no se condice con las ganancias que obtuvo La Polar durante el año 2017, que alcanzaron alcanzó números azules según informaron a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), arrojando ganancias de más del 169% respecto al año 2016 alcanzando los $6.604 millones, lo cual la posicionó dentro de las diez empresas del sector con mejores tasas de ganancias.

Casualmente estos despidos que dejan cientos de familias en la calle, en el marco del nuevo gobierno de la derecha empresarial de Sebastián Piñera, se dan en el año que los trabajadores de La Polar tendrán una nueva negociación colectiva, lo que no deja de lado que la empresa pueda estar preparando un escenario político y económico más favorable para esta, por lo cual podríamos estar ante un indicioso nuevo caso de despidos antisindicales.

Los tiempos mejores de la derecha y los despidos en las diversas ramas de la economía

Ya no es un secreto para alguien, que los tiempos mejores a los que se refiere el presidente empresarial Sebastián Piñera son sólo para los empresarios, ya que hasta ahora en varios sectores de la clase trabajadora no ha traído más que despidos injustificados, arbitrarios y antisindicales, todo a costa de que se sigan protegiendo las grandes ganancias de las empresas.

Lo que está pasando en La Polar, ya lo vimos en otros sectores del retail a comienzos de este año donde los dueños de Unimarc decidieron desvincular a 1.800 trabajadores, hecho que no se justifica con las millonarias ganancias que tuvieron por sobre los $27.000 millones. De la misma manera sucedió en Telefónica, donde también a pesar de sus millonarias ganancias por sobre los $21.000 millones despidió a 200 trabajadores, y lo mismo con los 300 despidos en Canal 13 por reducción de costos del grupo Luksic en su casa de medios de comunicación.

En otras ramas sigue pasando igual, donde la lógica antisindical y anti-obrera se refleja más explícitamente como lo fueron los despidos en Lomas Bayas, en el que el grupo Glencore dejó en la calle a 50 trabajadores organizados en el sindicato.

La necesidad de la organización y unidad de los trabajadores

Ante la arremetida de este gobierno de derecha que partió su mandato con 500 trabajadores del sector público despedidos, lo que también ha envalentonado a los empresarios para sus tiempos mejores pues la orientación de las empresas y el gobierno van de la mano, es que la necesidad de unificar y coordinar al conjunto de los trabajadores para poder hacerle frente a estos tiempos peores para nosotros, para defender nuestros puestos de trabajo y buscar la forma de frenar los despidos, es una cuestión fundamental.

Las y los trabajadores, debemos poner al centro la coordinación en función de mostrar cómo resistir ante los despidos y prácticas antisindicales. Esto es lo que se quiere gestar desde Antofagasta con la Coordinadora Contra los Despidos y en Defensa de los Trabajadores que ha sido impulsada por varios sindicatos y federaciones estudiantiles de la ciudad, y cuyo actuar ya se se ha hecho sentir en diversos conflictos como en el paro de 24 horas de los trabajadores de Orica, en las marchas junto a los docentes, en la concentración de los trabajadores a honorarios, en la concentración contra el multirut de Luksic en el FCAB, y convocando a la marcha del 1º de mayo.

Además de la coordinación entre trabajadores, se debe plantear la necesaria unidad entre trabajadores, estudiantes, mujeres y pensionados, y ésta debe traducirse en organizar una oposición concreta al gobierno de Piñera y los empresarios, quienes están mostrando su disposición a querer debilitar la organización sindical de los trabajadores tanto con despidos y prácticas antisindicales, como también queriendo poner al centro otra vez la discusión de los grupos negociadores contra los sindicatos y el fortalecimiento de los servicios mínimos para debilitar la huelga.

Sea el primero en dejar un comentario

Denos su opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*