Gonzalo Blumel: “Presentaremos un proyecto que regula las relaciones de altas autoridades con familiares”

El secretario de Estado dice que la nueva iniciativa de integridad pública, que anunció el Presidente Piñera en su cuenta pública, incorpora medidas para evitar el nepotismo, incluyendo a la figura presidencial.

Estuvo toda la semana enfocado en ayudar al Presidente Sebastián Piñera con los detalles de la cuenta pública. El ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel, estuvo a cargo de realizar el “mapa legislativo” del programa de gobierno que sirvió como insumo del mensaje presidencial.

El ministro realiza un positivo balance de lo que fue la primera cuenta pública. Dice que ahora se inicia una nueva etapa que “significa el aterrizaje de los proyectos fundamentales de nuestro programa”.

Además, anuncia que el nuevo proyecto de integridad pública incorporará medidas para evitar el nepotismo. Iniciativa que reimpulsó su partido, Evópoli, en medio de la fallida designación de Pablo Piñera como embajador de Chile en Argentina.

¿Qué análisis hizo de la cuenta pública?

La cuenta pública lo que hace es transformar el programa de gobierno en un plan de gobierno, eso es bien importante porque define la misión. Lo primero define el tránsito hacia alcanzar el desarrollo integral, que yo creo que es uno de los sellos distintivos de nuestro programa que es más que crecimiento, es desarrollo amplio, inclusivo y sustentable. Lo segundo, fija una forma o un procedimiento democrático que es el reformismo gradual que es buscando diálogos, acuerdos, buscando consensos y que también establece las prioridades fundamentales: crecimiento y empleo, seguridad ciudadana, reforma a la salud, educación, infancia y adultos mayores. Ahí hay un sello social.

¿Qué etapa viene ahora?

Los anuncios del Presidente en la cuenta involucran alrededor de cincuenta leyes en las cuales la mitad hoy está discutiéndose en el Congreso con iniciativas bien de fondo y reformas estructurales como la reforma al Sename, la Ley de Fármacos, pero también considera 25 nuevas iniciativas de las cuales a lo menos diez van a ser enviadas muy prontamente al Congreso en los próximos meses. Algunas en materia económica como la reforma tributaria o la que crea el Consejo Asesor Fiscal que, de hecho, el Presidente Piñera señaló en la cuenta que se ingresará al Congreso mañana.

¿En esta nueva etapa se potenciarán los proyectos propios del gobierno? Hasta ahora han trabajado con indicaciones en varias iniciativas…

Lo que mayormente hemos ingresado al Congreso son proyectos nuevos (…). Ahora, lo que sí es relevante es que si la primera etapa del gobierno estuvo abocada fundamentalmente a resolver las urgencias sociales más importantes que venían siendo postergadas, como por ejemplo la situación del Sename, el descontrol de la situación migratoria o la grave situación que enfrentaba Carabineros, esta segunda etapa significa el aterrizaje de los proyectos fundamentales de nuestro programa de gobierno, las reformas más fundamentales y los principales compromisos que asumimos en nuestro programa y en la campaña. Son fundamentalmente proyectos propios.

¿Cuáles entran en la categoría de fundamentales?

Hay a lo menos diez proyectos que creo que constituyen el sello y el corazón del programa de gobierno y que tienen un énfasis social muy marcado. Ahí está la reforma de las pensiones, la sala cuna universal y también el proyecto que establece el acceso universal y gratuito a los jardines infantiles, la reforma que termina con el CAE y que crea un nuevo sistema de crédito solidario para la educación superior. También está el Ministerio de Familia y Desarrollo Social, y las leyes que yo creo que son muy importantes que tienen que ver con la modernización del Estado.

¿Esto de potenciar sus proyectos propios responde a las críticas que recibieron desde la oposición por “sequía legislativa”?

Esa es una crítica que no tiene mucho fundamento porque, la verdad, si uno compara las nuevas iniciativas, independiente de si son proyectos nuevos o indicaciones, entre los dos gobiernos son cifras muy similares.

El Presidente en su cuenta pública no entregó detalles de la reforma a las isapres. ¿Se tiene contemplado la reducción del costo de los planes?

Creo que el orden de los factores sí es importante, y mucho más que la reforma a las isapres lo que a nosotros hoy día nos compromete es la reforma a la ley pública en salud y en particular a Fonasa, garantizar el mayor acceso a la salud: el 80% de los chilenos está en la red pública. Por eso el gran foco en salud tiene que ver con las listas de espera, al menos controlarlas. Segundo, mejorar el acceso y hacer una reforma a la red de salud primaria (…). Tercero, una ley de fármacos para bajar el precio de los medicamentos, y cuarto, no menos importante, la reforma a la ley de isapres. Hay un equipo técnico en salud trabajando en esa reforma, que básicamente es terminar con las discriminaciones, crear un fondo de compensación de riesgos y, adicionalmente, crear un plan único de salud para que sea un verdadero seguro social. Para eso queremos crear un sistema con más regulación, más transparencia, que va a significar que bajen los precios de los planes.

¿La única medida para bajar los precios es que haya más transparencia?

No, por supuesto que va a haber una regulación mucho más estricta. Por ejemplo, la regulación de todo lo que son los precios bases de salud es un aspecto fundamental. Además, no hay que olvidarse de que es un mercado muy poco competitivo, que no tiene elementos de solidaridad.

¿Fue un error el anunciar la reforma de isapres sin que estuviera totalmente definida?

No, todo lo contrario. Cuando se anuncia la agenda mujer, lo que se hace es establecer cuáles van a ser las iniciativas fundamentales de esa agenda (…). El error hubiese sido no señalar claramente que ese proyecto forma parte de la agenda.

En la oposición dijeron que hubo muchas críticas al gobierno anterior y poco reconocimiento a las políticas que se hicieron durante esa gestión. ¿Cree que faltó eso?

Hace un par de días, incluso con algunas críticas de algunos partidarios del gobierno, el Presidente cuando firma la reforma constitucional que establece la igualdad de derechos entre hombres y mujeres hace un reconocimiento a las grandes mujeres de nuestro país, incluyendo a la Presidenta Bachelet. Si eso no es un reconocimiento, yo no sé qué reconocimiento espera la oposición.

¿Son injustificadas las críticas entonces?

Yo creo que no tienen mucha justificación, porque nosotros hemos tomado una definición y el Presidente fue muy claro en la cuenta pública. Nosotros vamos a impulsar todos los proyectos que sean coherentes con nuestro programa de gobierno, independiente si venían del proyecto anterior o si son mociones parlamentarias. Eso es fundamental para construir acuerdos y para generar mayores niveles de consenso, que es uno de los grandes objetivos de nuestro gobierno.

En este escenario, ¿cómo evalúa la rearticulación del bacheletismo?

Ellos tienen derecho a articularse de la manera en que estimen conveniente y ojalá lo hagan siempre con una mirada constructiva y propositiva para el país.

El Presidente dijo que esta semana se presentará la indicación para ley de adopción. Ustedes retrasaron el envío argumentando que buscarían lograr más consenso en la propuesta. ¿Se harán cambios a la propuesta que se conoció?

Los ejes fundamentales de la propuesta ya se conocen. Fueron parte del debate democrático de la campaña. El Presidente lo que hizo en la cuenta es ordenar los factores y la indicación lo que hace es establecer que lo central es restablecer lo más rápido posible el derecho a los niños de vivir en familia, eso es lo central. No es el derecho de las parejas, sino del niño a tener una familia.

El ministro de Justicia confirmó que es el juez quien define, que se marca preferencia por familias con rol de padre y madre definido, pero que no se discrimina a nadie, dejando así abierta la puerta a que parejas homoparentales puedan adoptar.

Bueno, eso es exactamente lo que señaló el Presidente durante la campaña. Yo siento que hay mucha ansiedad en ese aspecto…

Pero ahora se concreta

Naturalmente, lo que corresponde como gobierno es cumplir con los compromisos de campaña.

Pero el hecho de que quede abierta la adopción homoparental va a generar división en la coalición. Ahí no hay consenso…

Lo primero es señalar que no siempre vamos a poder ponernos de acuerdo en todos los elementos de nuestro programa. Hay algunos aspectos que en la discusión legislativa van a ir surgiendo, vamos a tener que ver la mejor forma de irlo resolviendo, con buena voluntad y mucho diálogo. Somos una coalición más diversa, de dos partidos pasamos a cuatro partidos, por lo tanto es natural que existan divergencias. El compromiso del gobierno siempre ha sido y va a seguir siendo primero construir un consenso más amplio en Chile Vamos y posteriormente buscar acuerdos con la oposición, porque hay que recordar que somos un gobierno que no tiene mayoría en la Cámara de Diputados, en el Senado, por lo tanto el diálogo y la búsqueda de acuerdos es un imperativo para que podamos cumplir nuestro programa de gobierno.

El ministro Larraín dijo que lamentaba el retraso del envío de la indicación, evidenciando su postura contraria. De alguna forma se le “quitó el piso” al ministro. ¿Fue una buena decisión?

Lo que importa es que la próxima semana vamos a tener esta reforma presentada al Congreso.

¿Pero está bien quitarle respaldo poniendo en juego su capital político? Él se había comprometido con una fecha en el Congreso.

Todos los ministros, en definitiva, formamos parte de un equipo y tenemos que asumir que los compromisos y las acciones de gobierno van más allá incluso de lo que representa cada ministerio, que forman parte del plan general del gobierno.

Pero eso afecta la relación con la oposición…

Pero en ese sentido tampoco hay que ser tan inflexible. En los gobiernos a veces da la impresión de que los compromisos y las propuestas fueran escritos como si fueran las tablas de la ley. A veces hay que tener ductilidad, hay que revisar las cosas a que se comprometen para ir adaptándolas a las circunstancias, si las circunstancias van cambiando. Y eso es natural en todos los gobiernos. Y todos los gobiernos tenemos que ir asumiendo desafíos distintos, por ejemplo lo que nos pasó con la agenda mujer.

¿Estuvo mal que el ministro evidenciara que lamentaba el retraso?

Bueno, los gobiernos no somos regimientos. Los ministros y quienes formamos parte del gobierno tenemos lealtad al proyecto global de nuestro programa.

Sectores de RN dicen que el gobierno ha tomado banderas de la izquierda. ¿Qué le parece eso?

Creo que todas las críticas pueden ser legítimas, pero al final del día lo que tenemos que aprender como coalición es aprender a vivir con mayor diversidad. Y en eso yo creo que hay un elemento de tolerancia que es fundamental. Y creo que tanto liberales como conservadores tienen que tolerar que en la diferencia vamos a construir proyectos que nos unan y que nos involucren detrás del programa de gobierno.

Proyecto antinepotismo

El ministro aborda el nuevo proyecto de ley de integridad pública que anunció el Presidente en su mensaje presidencial. El secretario de Estado dice que la iniciativa responde a la solicitud de Evópoli de implementar medidas para evitar el nepotismo.

¿En qué consiste el proyecto?

Es una ley que forma parte de la agenda de probidad y transparencia que, de hecho, me va a tocar encabezar desde la Segpres y que tiene tres ejes fundamentales: fortalecer los estándares de integridad pública, avanzar a una ley de transparencia 2.0 y fortalecer los estándares de transparencia y probidad en gobiernos regionales y en municipios. En materia de integridad pública, la iniciativa fundamental será una nueva ley que pondrá estándares más exigentes para los funcionarios públicos en materia de acceso al servicio público, permanencia en este y salida del sector público al sector privado.

¿Esto incluye regular las contrataciones de familiares en el Estado?

Presentaremos un proyecto que regula todo lo que son relaciones de funcionarios públicos y altas autoridades con familiares, es parte de lo que está contemplado en conjunto con otras materias que va a tener dicha iniciativa.

¿Se incorpora a familiares de la figura presidencial?

(Asiente con la cabeza) Se incluyen a todos los familiares de lo que son las más altas autoridades de gobierno.

¿Se regulan cargos de embajadores y ministros?

Todas las altas autoridades. Es un proyecto que es bien exigente y que va a establecer estándares muchos más elevados en materia de integridad pública.

Si esta ley estuviese vigente, ¿el Presidente Piñera hubiese podido nombrar a su primo Andrés Chadwick como ministro del Interior?

Lo que hará el proyecto es introducir una serie de criterios objetivos a la hora de evaluar los méritos y competencias de las personas que tienen relaciones de parentesco al interior de la administración del Estado. El ministro Chadwick por supuesto que sería ministro porque tiene todos los atributos y méritos.

Es decir, no estará prohibido el ingreso de familiares solo por serlo….

Ser familiar no tiene que ser nunca una ventaja, pero tampoco tiene que ser a priori una desventaja. En ese sentido, lo relevante es que las personas que acceden al sector pública tengan los méritos para ejercer los cargos y eso es lo que el proyecto de ley va a cautelar.

Hay ciertos criterios de restricciones que hoy ya existen, por ejemplo, que no se puede tener a un familiar bajo tu dependencia jerárquica, eso ya está en el estatuto administrativo, pero eso no te impide ingresar a otro órgano del Estado.

¿Qué criterios se incorporarán?

Fundamentalmente tiene que ver con que un ente imparcial evalúe los méritos y competencias para los cargos, es decir, los méritos profesionales, la trayectoria, la idoneidad para asumir los cargos que se están incorporando. Además, se introducen otras innovaciones, como por ejemplo, ampliar todo lo que es la declaración de familiares en la administración del Estado y los funcionarios públicos.

¿Será un organismo independiente el que decida finalmente?

Lo más probable es que sea una atribución que quede delegada en el Servicio Civil.

¿Cuándo ingresará el proyecto?

Tenemos contemplado ingresarlo en el mes de junio.

¿Hace alguna autocrítica de lo que han sido estos tres meses?

Bueno, siempre se pueden hacer las cosas mejor. Hemos sido bien abiertos en señalar lo que podemos mejorar, por ejemplo, el rol que tenemos que asumir los ministros en ser mucho más rigurosos en el cumplimiento de nuestras funciones y uno puede hacer mayores esfuerzos de entendimiento con la oposición. Si hay algo que el Presidente nos ha pedido es que no tengamos ningún problema en asumir autocríticamente para ver cómo podemos mejorar.

¿Rigurosos en qué sentido?

Entender que en nuestro rol como ministros de Estado representamos las prioridades del Ejecutivo por encima de nuestras motivaciones o creencias personales.

¿Lo dice por los denominados “errores no forzados” de ministros?

Lo que pasa es que no es fácil ser ministro. Es una tarea bien ardua, compleja y es fácil equivocarse. Y tenemos que esforzarnos por hacerlo un poco mejor.

Sea el primero en dejar un comentario

Denos su opinión

Tu dirección de correo no será publicada.


*